Bodegas Viñátigo "on board" en Air Canadá

La historia y filosofía de Bodegas Viñátigo y del vino en Canarias, viajará durante los meses de septiembre y octubre a través de todo el globo terráqueo a bordo de los aviones de Air Canadá en forma de un extenso reportaje publicado en su premiada revista on board "enRoute" realizado en su reciente road trip a Tenerife por la periodista Nancy Matsumoto y la fotógrafa Julia Laich.

El rigor y el reflejo de la experiencia personal de la autora al conocer y catar los entresijos de la historia de nuestra vitivinicultura merece ser leído íntegramente por lo que te dejamos la traducción completa al español de dicho reportaje.


UN VIAJE AL PASADO DEL VINO
por NANCY MATSUMOTO
fotografías JULIA LAICH
enROUTE

Un archipiélago volcánico a 100 kilómetros de la costa del norte de África, las Islas Canarias, es el hogar de algunas de las vides sin injertar más antiguas del mundo y de variedades antiguas de uva que ya no se encuentran en ningún otro lugar.

Unas nubes en forma de algodón de azúcar y un cielo azul brillante nos reciben cuando llegamos a Bodegas Viñátigo en el noroeste de Tenerife, en las Islas Canarias. La refrescante brisa marina nos arruga las mangas de la camisa, y sentimos que podríamos haber estado aquí antes: los vinos de estas islas brillan con la energía del sol y tienen un tinte salino influenciado por el suelo volcánico y el aire salado. A pesar de ser relativamente poco conocidos en el escenario mundial, nos hemos enamorado de estos vinos, por lo que nuestras vacaciones en las Islas Canarias se han convertido en una expedición no oficial de exploración de vinos.

Llegamos temprano para nuestra visita concertada con el propietario Juan Jesús Méndez Siverio, por lo que su esposa Elena Batista nos lleva a visitar un pequeño viñedo al lado de la bodega, con un letrero en forma de vid de hierro forjado retorcido en letra cursiva: "El Jardín de Variedades Canarias" es un museo viviente de Méndez. El trabajo de toda la vida de Siverio. El químico y enólogo ha identificado 82 variedades de uva en Canarias, 17 de las cuales están plantadas aquí en este viñedo. Batista retira las exuberantes hojas para revelar racimos de uvas que se asemejan a orugas verdes en miniatura, tan pequeñas que son casi invisibles. Estas son descendientes de cultivos traídos aquí por colonos del siglo XV de España, Portugal y de toda Europa. Durante 500 años, los cultivos de vid se han cruzado y mutado en la naturaleza para expresar algo bastante diferente al de sus primos continentales. Varios, incluido el marmajuelo de uva blanca, llevan huellas de ADN que ya no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra.

Aquí, en su ciudad natal de La Guancha, Méndez Siverio elabora 11 vinos monovarietales y cinco multivarietales utilizando uvas exclusivas de Canarias y otras que tienen gemelos genéticos en España, Portugal y más allá. Lo que los hace únicos es que, si bien en el mundo los viñedos fueron diezmados por la filoxera, el azote del pulgón del siglo XIX, las Canarias estuvieron protegidas por su distancia del continente y el hecho de que la plaga no prospera en suelos volcánicos arenosos y rocosos.

Las islas se convirtieron en una cápsula del tiempo de uvas milenarias, un Galápagos de vino donde las variedades se multiplicaron en la diversidad de terruños y microclimas. (Los análisis genéticos han encontrado más de 20 variaciones del cultivo de uva malvasía en el archipiélago).

Para apreciar completamente la naturaleza de "cápsula del tiempo" de estos vinos, debes comprender cómo florecieron, alcanzaron su estatus de celebridad, fueron olvidados y luego revivieron.

En el siglo XVI, los vinos dulces canarios elaborados con uva malvasía (probablemente traída de España) estaban de moda en Inglaterra. En 1681 se exportaron 4,5 millones de botellas de cuarto de galón, la mayoría de ellas de Tenerife. Shakespeare hizo decenas de referencias a "Malmsey", "Canary" o "Sack", como se conocía a los vinos canarios. Lord Byron amaba la malvasía canaria, y George Washington y Thomas Jefferson también eran fanáticos, en parte porque todos los barcos que se dirigían al Nuevo Mundo se detenían en Canarias para cargar provisiones.

Pero alrededor del 1700, las disputas de precios y las cambiantes alianzas comerciales pusieron fin a la era dorada del predominio del vino de malvasía canario. Un vino más seco y menos codiciado "el vidueño" se impuso y, con el tiempo, dominaron los vinos de mesa brillantes elaborados con las variedades más habituales, listán blanco y listán negro. Otras variedades de uva cayeron en el olvido.

Los comerciantes de vino extranjeros y los terratenientes aristocráticos prosperaron con el comercio del vino, pero la mayoría de los isleños, especialmente los que vivían en las remotas tierras altas como la familia de Méndez Siverio, vivían en la pobreza. Su vino casero era principalmente una fuente de nutrientes y calorías. "Lo bebías todos los días para el almuerzo y la cena porque el cultivo de la uva era muy extenso y era más seguro beber vino que agua ”, dice Méndez Siverio.

Cuando tenía seis años, su merienda típica podía consistir en una copa de vino y gofio, un alimento elaborado con harina de grano antiguo tostado, elaboración heredada de los antiguos indígenas guanches que habitaban la isla.


La nueva era del vino canario comienza a finales de los 80, con la llegada de los depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada para la fermentación y crianza. En la década de 1990, en medio de un renacimiento de las variedades de uva locales (encabezado por Méndez Siverio), los enólogos comenzaron a trabajar para expresar la gama caleidoscópica de terruños y microclimas de las islas que están formados por los suelos volcánicos, la topografía variable y los refrescantes vientos alisios.

Tenerife es la más grande de las ocho islas de este archipiélago español (siete producen vino), que surgió en un lapso de 20 millones de años. Menos de un millón de personas habitan los 2.000 kilómetros cuadrados de Tenerife, unos 340 kilómetros al oeste de Marruecos. Los viñedos florecen desde el nivel del mar hasta los 1.450 metros de altura, tanto por encima como por debajo del tierno mar de nubes que corona El Teide, la montaña más alta de España con 3.718 metros. Los vinos blancos tienden a ser ácidos, florales y tropicales. Los tintos tienden a ser maduros, ahumados y terrosos.


La producción de vino en Canarias es pequeña y hay poco desarrollo del enoturismo, por lo que organicé, con la ayuda de mi español de la escuela secundaria y el traductor de Google, visitar Viñátigo directamente con Méndez Siverio.

Ingresamos a la compacta bodega de tres pisos y sala de degustación a través de una estructura cilíndrica hecha de grandes rocas volcánicas, descendiendo una escalera de caracol de la que cuelgan helechos. Méndez Siverio lo diseñó para ser un simbólico cono de volcán cubierto de enredaderas iluminado desde arriba por un tragaluz, un descenso literal al terruño. “Una bodega no es solo una fábrica”, dice Méndez Siverio, “es un lugar donde se crean vinos que expresan emociones”.

Su momento de "ajá", nos dice, llegó mientras estudiaba química en la universidad, cuando comprendió que las uvas con las que creció pisando fuerte para hacer el vino de la familia, a menudo en el lagar de piedra y madera comunal, cerca de su ciudad natal, fueron los últimos vestigios de las primeras cepas de uva domesticadas. Eran un tesoro genético con un gran potencial para hacer grandes vinos.

Méndez Siverio solicitó y recibió una subvención del Ministerio de Ciencia y Agricultura de España y comenzó a trabajar en Galicia y luego en Tarragona para mapear las raíces genéticas de las variedades de vino de Canarias. Aquí en Canarias se inició a finales de los 90 en la isla de El Hierro, donde dos variedades, el marmajuelo y el gual, estaban a punto de desaparecer.

En su sala de degustación, saboreamos el equilibrio del marmajuelo de acidez brillante y rica sensación en boca, con notas seductoras que van desde la fruta de la pasión hasta el caramelo. El gual, primo ancestral de la malvasía fina portuguesa, ofrece flor blanca y melón; el listan blanco, su vibrante acidez que juega con los aromas de la fibra y la fruta seca, es genéticamente idéntico al palomino fino, la materia prima del jerez andaluz.

Así como los orígenes genéticos de las uvas canarias revelan la herencia de los colonizadores de las islas, los diferentes estilos de conducción que se encuentran aquí son también el reflejo del origen de dichos colonos. El emparrado o estilo pérgola utilizado en alguno de los viñedos de Viñátigo fue importado por colonos de Portugal y del sur de Galicia, en España. En la región de Abona, más cálida y seca en el sur de Tenerife, donde nos dirigimos a continuación, los colonos del Reino de Castilla entrenaron las vides para que crecieran en un arbusto en forma de copa, protegiendo las uvas del sol ardiente.

La denominación Abona se extiende desde playas de arena hasta lo alto de la vertiente sur del Teide. Nuestro destino aquí es el pueblo bellamente conservado de San Miguel de Abona, del siglo XVIII, hogar de la bodega Altos de Trevejos, que obtiene uvas de un viñedo en a una altura de 1,000 metros en la ladera.

Guiados por un exuberante sumiller llamado Eduardo Blas Nufiez Salvatierra, degustamos una mezcla blanca frutal, floral y salada de listán blanco y malvasía de viña vieja, así como un complejo vino tinto de la variedad baboso negro de un solo viñedo, que evoca baya, tierra y especias. Luego está el Brut Nature Sparkling Rosado con nariz de fresa, elaborado con listán prieto, una variedad genéticamente idéntica a las uvas mission o pais diseminadas por las Américas por los misioneros españoles. En el patio, Nufiez Salvatierra demuestra el sabrage de una botella del Brut, indicándonos que cambiemos nuestra cámara a cámara lenta para capturar la actividad propulsora en todo su esplendor.

En este escenario panorámico entre volcán, viñedo y océano, pienso en lo que dijo Méndez Siverio acerca de que las bodegas son lugares que producen emociones. Una vez en casa, todo lo que tendremos que hacer para revivir estos sentimientos es descorchar una botella de gual canario o listán negro, y de repente estaremos de regreso aquí en Tenerife, el único lugar en la Tierra donde estas uvas - y sus vinos - se pueden encontrar.

Enlace a la publicación original enRoute

234 vistas0 comentarios