VIÑÁTIGO – Maipé de Taganana 2021

Viñátigo siempre ha sido un proyecto enfocado en recuperar la identidad de nuestra vitivinicultura canaria en torno al trabajo con los varietales locales y su puesta en valor. Sin embargo, a partir de 2017, con nuestro primer Vino de Parcela Singular: “Laderas de Teno” en el Valle del Palmar, nace un nuevo "Proyecto de Parcelas Singulares" enfocado en elaborar vinos de paisaje, parajes y parcelas, que pretende identificar la tradición y lo humano en nuestra viticultura.


Tras Laderas de Teno, en 2021 presentamos Pino Valois, un rosado muy singular, elaborado con Listan Negro cultivado en parral tradicional, que denota la influencia vitícola portuguesa en la comarca, parcela situada en la zona alta de Icod de los Vinos, con suelos volcánicos jóvenes y clima muy fresco, que pretende además de expresar la singularidad de esta parcela, mantener vivo el recuerdo de comerciante irlandés de canarys de finales del XVII, principios del XVIII.


Posteriormente, siguiendo con el desarrollo de este nuevo proyecto de "Parcelas Singulares", la búsqueda de diferentes terroirs o terruños a lo largo de la geografía de la isla nos hizo llegar hasta aquí... el paraje de Maipé en el pueblo de Taganana.


Taganana, pueblo situado al noreste de la isla de Tenerife y de marcada influencia portuguesa tras la colonización de las islas, se podría catalogar como una isla dentro de Tenerife. Un territorio apartado y olvidado por la dificultad que supone llegar hasta allí, conectado por caminos reales de piedra con los núcleos urbanos hasta poco más que mediados del siglo pasado. Es por esto que los viñedos que se

encuentran allí son muy viejos. Como toda la geografía norte del Macizo de Anaga, es tradicional e históricamente conocida como una zona productora de vinos diferentes.


El nombre Maipé, que es una deformación de Malpaís, es como José Miguel Expósito, el viticultor, y su familia, conocen la parcela. Esto es debido a que la viña crece sobre rocas en el derrumbe de una de las paredes del Monte de Las Vueltas.


Cuando su abuelo adquirió el terreno a principios del siglo pasado, entre todo el derrumbe y las piedras encontró una parra de viña que la denominó “la parra vieja”, de la cual a base de “margullidas” o acodos fue propagando a lo largo del terreno. La viña es prácticamente en su totalidad cultivada de la variedad Listán Blanco y fue fermentada en hormigón y posterior crianza en barrica de roble

francés durante cinco meses.



Anaga, junto al Macizo de Teno y Adeje es una de las tres zonas de origen geológico más antiguas de Tenerife, por lo que sus suelos se caracterizan por un gran contenido en basalto rojo evolucionado, generalmente en arcillas, acompañado de gran densidad de piedras de todos los tamaños. Esto le confiere al terreno la capacidad de generar vinos frescos en un terroir donde, normalmente, sin ese

contenido pedregoso, obtendríamos vinos densos y pesados.

492 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo